Noticias

23/11/2018

El Nuevo Premio Nobel de la Paz cuenta desde comienzos de 2018 con el Respaldo de la Fundación Pierre Fabre

El Comité Nobel anunció el viernes la concesión del premio Nobel de la Paz 2018 al cirujano y ginecólogo congoleño Denis Mukwege por su trabajo excepcional en favor de las mujeres víctimas de la violencia sexual en la República Democrática del Congo (RDC). El Dr. Mukwege, de 63 años, "ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra", precisa el Comité. "Con su equipo, ha salvado a miles de mujeres víctimas de estos ataques". Comparte este premio con Nadia Murad, de 25 años, una de las 3.000 mujeres yazidí que han sido víctimas de violaciones y otros abusos cometidos por el ejército del Dáesh en el norte de Irak: 
"Ha tenido el extraordinario coraje de contar su propio sufrimiento y hablar en nombre de las demás víctimas".

En 1999, el Dr. Denis Mukwege fundó un primer hospital en Panzi, en la región del Sud-Kivu de donde es originario. En esta parte oriental de la RDC, fronteriza con Ruanda, Burundi, Uganda y Tanzania, los conflictos son especialmente intensos y violentos. El Dr. Mukwege (conocido localmente como "el hombre que repara a las mujeres") y su equipo médico tratan a las víctimas de violación mediante cirugía reparadora y asistencia psicológica y social gratuita. Hasta la fecha, más de 50.000 mujeres han sido atendidas en Panzi. En abril de 2016, el Dr. Mukwege abrió un segundo hospital en Bulenga. Desde mayo de 2018, la Fundación Pierre Fabre financia toda la actividad relacionada con el tratamiento médico de las víctimas, en una iniciativa que continuará durante los dos años próximos.

Por medio de su presidente, Pierre-Yves Revol, la Fundación Pierre Fabre ha expresado vivas felicitaciones a Denis Mukwege: "Nos alegramos enormemente de ver su coraje y carisma extraordinarios recompensados con la máxima de las distinciones. Forma parte de ese reducido número de hombres y mujeres capaces de abanderar la lucha en defensa de la humanidad, tanto sobre el terreno mediante su actuación diaria como en el mundo entero gracias a su incansable testimonio. La Fundación Pierre Fabre, en nombre de todos los colaboradores del grupo Pierre Fabre, y en particular de aquellos que desarrollan su labor en África, tiene el inmenso orgullo de sostener su lucha".